Jornada de reflexión

 

Jornada de reflexión y propuestas sobre una historia de los objetos, las imágenes y los espacios no jerárquica, interdisciplinaria y transversal.

El 30 de noviembre de 2021 se celebró en la Escuela Massana la primera jornada hacia un nuevo paradigma del arte, el diseño y la artesania.


En las Jornada de reflexión y propuestas sobre una historia de los objetos las imágenes y los espacios no jerárquica interdisciplinaria y transversal.  Gabriela Vanzetti participó con la ponencia «La memoria textil» un pequeño recorrido por las artes del textil a través del tiempo, sus encuentros y legados en las creaciones contemporáneas.

A continuación un resumen de la ponencia.


La Memoria Textil

“O per honore o per commodo mio” (Ya sea por honor o por mi conveniencia), escribía Ercole de Gonzaga a Bernardino Pia en 1558 solicitando la compra de tapices para su palacio en Roma. Su intención de sumar las mejores sedas y tapices a su patrimonio es un ejemplo del uso de los textiles como símbolo de prestigio y reconocimiento social de la época.

Durante siglos, una variedad de telas como: el damasco, la seda, el brocado, el terciopelo, el satén y la lana, fueron las encargadas de mostrar el honor de la casa.

De acuerdo con Christina Antenhofer, la corte de los Gonzaga (1328-1708) como caso de estudio en la compra y despliegue de textiles de lujo, es muy interesante porque sirve de modelo de como adoptar “una estrategia agresiva de mecenazgo del arte para empujar a la familia a los rangos más altos de la aristocracia europea”

En el siglo XVI el comercio de las telas era uno de los sectores más importantes de la economía. Las relaciones comerciales entre Europa y Asia y el encuentro con los imperios de América ofrecieron gran valor al textil.

Los textiles eran fáciles de transportar y pronto se convirtieron en el producto principal de intercambio en el comercio a mayor distancia. Las rutas terrestres entre el Lejano Oriente y Occidente se iniciaron aproximadamente un siglo antes de la era cristiana, poniendo en contacto a China, Japón, Asia Central, India, Oriente Medio y toda Europa.

La nobleza y la iglesia dan claro ejemplo de como los textiles son medios de interacción social y comunicación política. Los tapices eran un equivalente costoso al fresco. La elaboración precisaba mano de obra experta y materiales costosos, el estilo lo dictaban los gustos y requisitos de los mecenas.

Los Gonzaga supieron como utilizar los textiles en las más variadas ceremonias: como bodas, nacimientos, funerales, coronaciones. Pero no es exclusivo de esta corte, es un uso extendido a todas las civilizaciones, demostrar status, identidad, el rol social de cada miembro a través de los textiles.

En el caso del tapiz, su importancia ha sido emblemática, por ejemplo entre 1516 y 1530 fue un periodo de euforia gracias a la reproducción de varias series pintadas por Raphael y sus alumnos (los cartones de Rafael Sanzio). Pero a partir del siglo XIX los pocos talleres existentes se dedicaron casi en su totalidad a la fabricación de alfombras de tapicería.

En épocas mas recientes el interés por los tapices resurge gracias al Movimiento Arts and Crafts y la Bienal de la Tapicería en Lausanne en Suiza. Junto con el tejido de alfombras y el bordado, la tapicería fue una de las artesanías textiles que captó la atención de muchos artistas a fines de la década de 1870.

Desde los tiempos de Ercole Gonzaga, los gustos, los estilos de vida y la demanda de tapices han cambiado. El arte del tapiz ha sido significativamente transformado, el estilo contemporáneo sustituyó el cartonicismo pictórico por propuestas en la que se ponen en juego formas, materiales, técnicas, volúmenes y texturas. Una vez que el tapiz se separó de la pared, conquistó el espacio y el movimiento. Nuevo tapiz, nuevo paradigma.

A S I A  C E N T R A L

Es un territorio de vastos desiertos y con una rica y hermosa tradición textil, aunque pocas piezas han sobrevivido antes del siglo XIX. La mayoría de las piezas que han sobrevivido fueron realizadas por la población sedentaria de las grandes ciudades y centros de comercio como Bukhara, Tashkent y Samarcanda.

Algún tiempo antes de que Ercole de Gonzaga buscara honor o conveniencia con los textiles, la mayoría de los habitantes de Asia Central seguían una forma de vida nómada, viajando con caballos, camellos y rebaños de ovejas y cabras de un prado a otro.

De los textiles realizados de forma tradicional, actualmente se siguen creando las telas bordadas, llamadas suzani que antiguamente formaban parte del ajuar nupcial. Las suzani, variaban en tamaño según la función y se usaban como cobertores, colchas, tapices decorativos, esteras de oración y sudarios.

La tela de algodón utilizada para el bordado se tejía en telares domésticos estrechos, y había que coser varias telas para formar una pieza del tamaño deseado; ocasionalmente se utilizaba seda. Es un trabajo colectivo, comunitario. Alguien de la familia o de la comunidad dibujaba los diseños florales en la tela y luego se separaban por anchos que serían bordado por varias mujeres.

Así pues y según su procedencia, el suzani de Istaravshan tiene grandes flores redondas de muchos colores. El suzani de Samarkand presenta ornamentos antiguos ricos en contenido, bordados principalmente con hilos de seda. El suzani de Bukhara se caracteriza por su inusual combinación de colores (mezcla de gris y azul, púrpura y violeta, hilos de color amarillo claro y naranja), y el suzani de Kulob y Shahritus, en gran medida incluye ornamentos tanto florales como geométricos que se distribuyen con gran exactitud (enverodeco.es)

Los textiles comienzan a deteriorarse desde el momento en que se fabrican. Cuando la mayoría de los textiles de una sociedad son funcionales, no sobreviven muchas generaciones. La pervivencia de las suzani en un territorio con tanto movimiento, intervención y cambios se puede deber a que es una técnica que se transporta con facilidad y que requiere materiales ligeros. Telares domésticos estrechos, hilos y agujas y lo principal es el conocimiento de la técnica y el poder de la creación colectiva. La transferencia de una generación a otra ha sido imprescindible, las técnicas e iconografías se enseñan y aprenden a través de los sentidos y la memoria.

A M E R I C A

Mientras la corte de los Gonzaga se ocupaba de su patrimonio artístico, ya en las obras textiles los inca se ocupaban de reflejar el carácter de la sociedad dominada por el orden y la jerarquía; y en Mesoamérica las mujeres se ocupaban de crear el Huilpil, una blusa o vestido de algodón de color natural sin teñir, bordada con diversos motivos, entre ellos pájaros y flores.

Se considera que los Mayas e Incas lideraron en la región la creación de un lenguaje textil propio favoreciendo distintas técnicas y además otorgaron gran valor a la iconografía, creando dibujos y ritmos pictóricos en los que se manifiesta una suerte de símbolos mitológicos y rituales y representaciones antropomórficas y de animales.

Muchos de los textiles estaban intrincadamente estampados en el telar de cintura, estos mantienen tirante la urdimbre mediante el peso del propio cuerpo. El telar de cintura es un medio económico y fácilmente transportable, ha sobrevivido durante milenios de historia de la humanidad, ha sido y es capaz de producir una gran variedad de tejidos.

En muchas imágenes es usual encontrar una mujer con un telar de cintura. Al igual que los husos, que han sido encontrados en muchas tumbas, eran el símbolo del trabajo femenino y se colocaban junto a la mujer cuando moría.

En términos generales, los textiles ocupaban un puesto privilegiado en las diversas culturas americanas, tenían un gran valor económico además de una función social, siendo su calidad signo del rango de la persona que la portaba.

Al igual que con el entorno de Ercole de Gonzaga, los textiles en América poseían un carácter sagrado presentes en las ceremonias religiosas, y demás celebraciones de culto, como: nacimientos, ritos de iniciación, matrimonios y sepulcros.

A F R I C A

Las técnicas de teñido ocupan un lugar importante en la decoración de los tejidos africanos.

El material utilizado para la confección textil varía en las distintas regiones de acuerdo con los recursos locales: algodón entre los bambaras; lana de oveja, cabra o camello en el límite sudoriental del Sahara; caña, palma y rafia en otras zonas…

Uno de los tipos de tela más conocidos de África son los bogolanfini, las llamadas telas de barro de Malí. Realizados por mujeres Bamana al norte de Bamako, están decorados con patrones geométricos en blanco sobre fondo negro. Este trabajo se realiza en telas de algodón tejidas localmente.

La pintura se elabora a partir de un barro rico en sales de hierro y determinadas hojas. El óxido de hierro del lodo reacciona con el ácido tánico de la tela para producir un diseño de fondo negro resistente. Las bogolanfini eran usadas tradicionalmente por cazadores, mujeres embarazadas o menstruantes o cualquier persona en peligro de perder la sangre. Son ropas protectoras que mantienen alejados a los espíritus malignos.

Los hombres tejen a mano la tela lisa de algodón y las mujeres tiñen los complejos patrones. Cada paño se crea a través de un proceso artístico de varias semanas de pintura y lavado en varias infusiones. Las recetas y el proceso de creación se transmiten de madre a hija en la sociedad Bamana.

T EC N O L O G I A

La comprensión del desarrollo de los textiles en el mundo actual pasa por conectar con la memoria y la herencia de los antepasados. Muchas técnicas han coincidido en distintas partes del mundo, algunas han quedado en el olvido y muchas otras perviven.

Se habla de diseñadores textiles y artesanía conceptual. Aparecen nombres de marcas y creadores que fusionan las técnicas tradicionales con las innovaciones tecnológicas contemporáneas, el trabajo colectivo ya no deja tantos nombres en la sombra como ocurrió en el pasado.

En otras áreas resulta fascinante como la ciencia y la innovación utilizan textiles, como es el caso de las aplicaciones biomédicas. “Los cirujanos emplean injertos textiles bordados a máquina como una forma de “andamiaje” para favorecer la reparación de nervios y músculos” (Textiles, tendencias actuales y tradiciones, pág. 39)

Existen fibras con propiedades táctiles, acústicas y ópticas. Arquitectos, diseñadores y artistas, también utilizan los textiles como medios de protesta.

¿Qué colección haría Ercole Gonzaga de las artistas feministas, anticolonialistas y ecologistas? Las cuales se sirven del textil como medio para provocar cambios en la visión global acerca de una determinada disciplina.

El arte textil es una de las formas de arte más antiguas de la civilización humana. Los textiles constituyen una forma de comunicación no verbal y son parte fundamental de nuestra cultura material.

Los textiles son un mundo en sí mismos, y el mundo necesita textiles.


Las Jornada de reflexión y propuestas sobre una historia de los objetos las imágenes y los espacios no jerárquica interdisciplinaria y transversal fueron organizados por los amigos de la Massana y la colaboración del Museo del Diseño de Barcelona.

Comparte tus opiniones